Ho’oponopono aplicado a temas de pareja o familia

April 25, 2019

En ho'oponopono todo es simple. Solo hay que mantenerse haciendo la limpieza, para ir eliminando las memorias que causan dolor y sufrimiento, o lo que atrae esa(s) circunstancia con la pareja y/o familia.

 

A veces la gente pregunta ¿y que frase o palabra utilizo? Por supuesto que hay muchas herramientas y algunas son específicas, pero si así solo dijeran las cuatro palabras básicas: Perdón. Lo siento. Gracias. Te amo. Ya eso sirve.

 

Recuerden que no ponemos la intención de que “algo” pase, solo el deseo de entregar las memorias a la Divinidad, para que las transmute y atraiga lo correcto y perfecto a nuestra vida. Puede ser que la pareja se recomponga, o no. Pero, suceda lo que suceda, vamos a estar en paz.

 

De todos modos, la limpieza debe ser constante porque siempre tenemos memorias que limpiar. Ahora voy a mencionar algunas palabras específicas para la pareja, además de las clásicas.

 

"Divinidad, borra en mí, todo lo que provoca este conflicto de pareja con... (nombre de la pareja o familiar). Gracias. Te amo". Otra: "Divinidad, pongo en tus manos mi relación de pareja con... (nombre). Gracias. Te amo”.

 

Para limpiar memorias de enfrentamientos u odio entre hombres y mujeres, (que pueden provenir del clan familiar): "Yo tomo las píldoras del silencio".

Para un tema familiar: "Yo pongo el rodillo de amasar sobre esta situación". Si hay discusiones, enfrentamientos y se necesita paz: "Yo pongo la Flor de Lis, sobre esta situación de pareja con... (nombre).  Si hay peleas y discusiones permanentes: Papel para moscas.

 

El único trabajo que se debe hacer es con uno mismo. No es necesario exponer el dolor ante otros que no nos comprendan y nos juzgan sin saber lo que sentimos. Salvo que sea en el contexto adecuado (un proceso terapéutico, por ejemplo).

 

Una cosa es que cada uno reconozca sus errores, otra es torturarse uno mismo. Lo más importante que hay que hacer es tratarnos con amor a nosotros mismos. Todo lo que pasó antes (a nivel afectivo), tiene que ver con estas memorias de carencia, de falta de amor.

 

Si las borramos vamos a sanar. Si no las borramos, seguiremos sufriendo y creando más de lo mismo, y hasta es posible que atraigamos a otras parejas similares.

No sufrimos tanto por el abandono del otro, sino por nuestra mala relación con nosotros mismos. Que ya existía en nosotros, antes de esta relación.

 

Hay muchos artículos donde se habla de esto. El tema es que todo el mundo pregunta ¿y cómo hago para amarme a mí mismo?  En primer lugar, respetándonos, no postergándonos, no permitiendo que nos lastimen, eligiendo por nosotros mismos y no dando la capacidad de elección a otro “en nombre del amor”.

 

Por eso en ho’oponopono no es necesario “analizar” cada problema. Solo soltarlo, borrarlo, liberarlo, dejarlo ir. Mucha gente siente la necesidad de contar su historia a todo el mundo, y con ello la recicla una y mil veces (lo contrario a borrar y soltar). Y encima vienen los “consejos” de gente que nos habla de acuerdo a sus propios conflictos personales sin resolver (que pueden ser peor que los nuestros). Los demás también tienen memorias que limpiar, pero los que no hacen ho’oponopono, no lo saben.

Y no tiene sentido borrar, todo lo que se pueda, para, acto seguido empezar de nuevo con los pensamientos, lamentarme, recordar, traer de nuevo el pasado al presente, etc. Porque eso es traer más basura, después de la limpieza.

 

Ahora, si bien hemos hablado de borrar temas de pareja, también hay otro trabajito que hacer: borrar las memorias que nos impiden ser felices.

 

Ejemplos: “Divinidad, borra en mí todo lo que produce este dolor y sufrimiento por la ruptura de esta pareja”.

 

“Divinidad, no sé qué hacer ante esta situación de desolación y abandono (usen las palabras que mejor reflejen lo que sienten). Por favor te entrego estas memorias de dolor y transmútalas. Gracias. Te amo”.

 

Y “adapten” de este modo todo lo que necesiten: “Divinidad borra en mí, todo lo que produce mi inseguridad, mi miedo a …, (lo que sea). Hagan una lista de lo que les pasa y pídanle a la Divinidad que lo borre.

 

Pero luego, no vuelvan a reciclar cada pensamiento. Si a pesar de todo, estos aparecen, no necesitan una frase larga para borrarlos. Con solo decir gracias, gracias, a cada pensamiento, idea, que surja, están limpiando. El tema es no dejar que se instalen. Y no engancharse a cada rato, hablando de ellos.

 

Y si necesitan llorar para soltar la tristeza, háganlo. Mientras lloran, surgirán ideas, pensamientos, emociones. No se enganchen con ellas, díganle simplemente te amo, y las sueltan. “Queridas memorias de dolor y abandono, gracias, las amo, me permito liberarlas a ustedes y a mí”. 

 

Lloren ahora, para no pasarse años aguantando el llanto, y nunca soltando el dolor.

Y no se critiquen ni se culpen (eso sería otra forma de falta de amor a uno mismo). Si sienten culpa, o algo erróneo, deben perdonarse. Digan “Perdón, lo siento, gracias, me amo”. “Perdón por las memorias que hay en mí, que han provocado esto”. De este modo se están haciendo responsables, soltando las memorias. No sirve de nada maltratarse y culparse.

 

Y lo que digan los demás, es problema de ellos y no de ustedes. No estamos en este mundo para conformar a los demás, sino para ocuparnos de nosotros mismos, de no postergarnos. Eso es amarse y aceptarse. No mendigar el amor al otro y hacer cualquier sacrificio con tal de recibir “migajas”.

 

Todas las personas necesitan y merecen amor, sin embargo, no hace falta ningún sacrificio para obtenerlo. Hay quienes creen eso, porque están llenos de memorias de desvalorización. “Nadie me va a querer”. “Debo hacerme querer”, “Debo brindar todo al otro de cualquier modo”.

 

Limpien, borren todo eso. Y aunque alguno puede decir, “yo no pienso o siento esas cosas”, borren igual, porque uno nunca conoce a fondo la enorme cantidad de memorias que se guardan en el inconsciente. Por más que crea que yo no pienso eso, que no lo tengo en mi interior, si está ocurriendo en mi realidad, si ese suceso está frente a mí, yo lo he creado, he atraído a esa situación o persona a mi vida. De otro modo, no hubiera podido manifestarse.

 

En ho’oponopono decimos: “Si lo ves, lo tienes”.

 

Lo bueno es que si yo lo he creado (en forma inconsciente), yo lo puedo cambiar, sin luchar, sin resistirme, solo soltando. Y acá hay otra cosa interesante: cuando practicamos ho’oponopono no necesito saber cuáles ni cuantas son esas memorias, ni de donde provienen. Solo debo disponerme a liberarlas, a entregarlas a la Divinidad.

Y si alguien con sus comentarios los hiere, les falta el respeto, borren esas memorias que han atraído a esa persona. Son las memorias movilizándose las que provocan nuestra reacción. No importa quien está frente a nosotros porque solo es un “representante” de esas memorias, es un espejo que aparece para darnos la oportunidad de borrar. Por eso decimos “Gracias. Te amo”, para que se produzca la limpieza.

 

Ahora, además de la limpieza y del “Gracias, te amo”, le deben poner un límite a esa persona. Que yo limpie y borre no quiere decir que todo el mundo tiene que permanecer a mi lado. A veces puede suceder, pero solo si es lo perfecto y correcto y para que eso suceda, el cambio debe producirse dentro de nosotros mismos. “La paz comienza conmigo y con nadie más”.

 

Cuando nuestra limpieza haya sido realizada, las críticas o comentarios, no nos van a doler, porque ya no están esas memorias que se remueven. Las vamos a escuchar sin necesidad de reaccionar e incluso, nadie más nos va a criticar (el día que nos aceptemos completamente, cuando ya no tengamos memorias de desvalorización, de culpa, etc.). Para ello se puede decir: “Divinidad, borra en mí todas las memorias que me impiden amarme y aceptarme, Gracias. Te amo”.

Si están muy depre, usen la frase “Hoja verde de Arce”, que borra memorias de depresión y tristeza.

 

Y Mariposa (repetir varias veces), para la soledad.

 

Y fundamentalmente, SEAN UNA BUENA COMPAÑÍA PARA USTEDES MISMOS.

Bendiciones.

 

Raúl.

 

Si querés saber más de ho’oponopono y participar de talleres y reuniones donde aprendemos y compartimos experiencias, además de borrar grupalmente escribí a: licenciado.raul.perez@gmail.com o a: albertocambiodevida@gmail.com

 

Visitá nuestra web: www.cambiodevida.com.ar

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿QUÉ ES LA ASTROLOGÍA Y LA CARTA NATAL?

February 7, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square