Beneficios de perdonar ¿Qué dicen los científicos?

October 4, 2018

 

 

 

En la mayoría de los casos, las ofensas producen sentimientos de enojo, dolor y resentimiento. Y en muchas ocasiones, el deseo de vengarse del causante del agravio, ultraje o humillación y de cobrar "ojo por ojo" y "diente por diente".

 

La persona que se niega a perdonar y fomenta el rencor, sigue siendo víctima de quien le lastimó en el pasado y aunque mucho se ha hablado del "dulce sabor de la venganza" está comprobado que saber perdonar ofrece mucho más ventajas -a largo plazo- que cobrar una ofensa.

 

Los resultados de algunas investigaciones científicas han demostrado que las víctimas que perdonan a sus agresores experimentan una mejoría física y psicológica mayor que aquellas que no lo hacen. Quien se rehúsa a perdonar conserva en sus adentros una carga de sentimientos negativos y esto provoca que el acto de la agresión se prolongue más en el tiempo.

 

Pero no son solo las sectas religiosas las que proclaman los beneficios del perdón; sino que la psicología también sostiene que el rencor, el odio y el deseo de venganza dañan el cuerpo y el alma, porque provocan y crean emociones negativas en el cerebro que impiden el funcionamiento sereno y equilibrado de una persona.

 

Según las últimas investigaciones científicas, cuando el estado de ánimo se mantiene deseando una revancha o represalia, el cerebro y el cuerpo humano promueven toxinas que actúan sobre el organismo y afectan los sistemas cardiovascular, digestivo y nervioso.

El doctor Frederick Luskin, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y fundador del Stanford Forgiveness Project (institución que estudia los efectos del perdón en el ser humano) asegura que perdonar nos libera para vivir a plenitud y con salud de mente, cuerpo y espíritu.

 

Según los estudios de Luskin (quien también es autor de la obra "Perdona para siempre") cuando una persona condona una ofensa eleva su vitalidad, su apetito, sus patrones de sueño y su energía. Todo lo que disminuye la ira, el dolor y la depresión, puede reducir también la presión arterial y hacer a las personas más optimistas, energéticas y vitales.

Un concepto importante de aclarar:  perdonar, no significa estar de acuerdo con lo que sucedió, o lo que otra persona nos hizo. Significa soltar nuestro enojo y resentimiento por algo que sucedió y que, de seguir guardándolo en nuestro interior, nos perjudica.

Por supuesto, que este trabajo puede resultar muy difícil si no tenemos herramientas puntuales para lograrlo. No es cuestión de poner empeño y voluntad para perdonar. Muchas veces, no tendremos deseo alguno de perdonar. Aun sabiendo que el beneficio es para nosotros.

 

Por ello, vamos a mencionar algunos de los recursos que podemos utilizar para llevar a cabo esta acción.

 

Nuestros lectores ya están familiarizados con ho’oponopono. Los últimos 4 números de este newsletter hemos venido desarrollando artículos referidos a este método sanador que, precisamente, se basa en agradecer y perdonar todo lo que nos haya sucedido en la vida, que fue atraído a nosotros por las “memorias” dolorosas que tenemos almacenadas.

Al hacer nuestra limpieza/borrado/cancelación de esas memorias, lograremos nuestra paz interior y los problemas (de toda índole), se irán resolviendo.

 

Una de las formas básicas de borrado es el uso de las cuatro palabras más conocidas: Perdón, lo siento, gracias, te amo, que obran verdaderos “milagros”, si nos dedicamos a utilizarlas con frecuencia e incorporarlas a nuestra vida.

 

Más sobre el perdón

 

Vamos a profundizar ahora, sobre el hecho de perdonar, enfocado desde la perspectiva de ho’oponopono.

 

Cuando dices: “lo siento, por favor perdóname” no estás disculpándote ante nadie. ¿Ante quién te vas a disculpar si no hay nadie fuera y Dios no te juzga jamás?

Te haces responsable de las memorias en ti, nada más, la culpa no existe, y nada tiene que ver culpa con responsabilidad.


Resumiendo; nadie te hace nada, no existen los verdugos sino los maestros. Atraemos personas que sintonizan con nuestros tópicos a fin de sanarlos. Si el abandono es nuestro escollo tenderemos a atraer personas que nos abandonen, pues nos sirven como instructores.

Entrevista a Coling Tipping (autor del libro; “El perdón radical”)


Estas palabras de Coling Tipping son muy interesantes y resumen muy bien el concepto del perdón como realmente es.

 

¿En qué se basa el perdón radical?

 

El perdón radical se basa en otro enfoque diferente. Por ejemplo, pensando: “debe haber una razón a un nivel más profundo para que me esté pasando esto”.

Esta disposición, esta apertura para darle un sentido, es lo importante. Quizás esta cosa tan “horrible” no me la están haciendo “a” mí, sino “para” mí.

 

Tiene un sentido, guarda una lección. Esta simple disposición deja ya de culpar a la persona que supuestamente te está haciendo daño y te da la opción a pensar que es posible que esté realizando una función en tu vida.

 

Este simple planteamiento ya abre la puerta al perdón. En vez de sentirte víctima, o experimentar enojo o desánimo, asoma algo de gratitud gracias al nuevo planteamiento que te permite entrever una oportunidad de aprender y sanar en esta situación.

 

¿Gratitud hacia la persona que hace un momento pensabas que te estaba perjudicando?

 

Tú lo has dicho: hace un momento pensabas eso. Ahora te abres a la posibilidad de que esa persona no haya hecho nada malo, que te está proporcionando una oportunidad para crecer, que te ama tanto, a nivel de alma, que se ha ofrecido para ello.

 

Forma parte del acuerdo prenatal que elegisteis para ayudaros a experimentar emociones humanas como la separación, la soledad, etc.

¿Cómo te sientes al leer estas palabras sobre el perdón?

Quizás te cueste entenderlo, o lo entiendes a un nivel intelectual, es decir tiene sentido para ti, pero te falta integrarlo no solo a un nivel de pensamiento sino de sentimiento, es normal, es un proceso, date tiempo.

Al fin y al cabo, no es lo que nos han enseñado y si alguien te hace algo te sentirás mal y aparecerá el resentimiento, te quejarás, maldecirás a esa persona… pero en cuanto puedas sal de ese patrón de victimismo y libérate del control de tu ego, nadie te hace nada.

 

En un curso de milagros se es muy claro con el tema del perdón;
 

“Recuerdo que estoy soñando y perdono tanto las imágenes proyectadas (verdugos) como a mí mismo por soñarlas, confío en el espíritu santo y elijo su fuerza”.

Abrigar resentimientos es un ataque contra el plan de Dios para la salvación.

El perdón siempre debe estar dirigido a nosotros mismos ya que debemos comprender que no hay nadie que nos haga sufrir, sino que sufrimos con aquello que creemos que nos hacen, pues nadie nos insulta ni nos hace daño. Nos insultamos y nos hacemos daño a través de los demás.

 

 

Hasta la próxima semana.

 

 

 

Lic. Raúl E. Pérez

******************************

Las informaciones contenidas en este boletín se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de este e-letter, y se recomienda al lector que, para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales sanitarios debidamente acreditados ante las autoridades sanitarias.

Copyright © 2018. Cambio de Vida.

Se puede compartir, comunicar o reproducir toda la información publicada en estos boletines, siempre que se cite la fuente y referencia.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿QUÉ ES LA ASTROLOGÍA Y LA CARTA NATAL?

February 7, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square