¿Cómo aprender ho’oponopono?

September 13, 2018

 

xxxooo

 

 

La semana pasada, habíamos comenzado a hablar sobre ¿Qué es ho’oponopono? ¿Cuáles son sus orígenes? Y que se puede lograr mediante la práctica de este método sanador.

 

Hoy nos abocaremos a aprender más sobre el tema. Sobre todo, como llevar a cabo su práctica.

 

Como la mayoría de ustedes sabe, la práctica de ho’oponopono es absolutamente sencilla. Sólo requiere utilizar las herramientas o palabras gatillo, todo el tiempo que se pueda. No es necesario “comprender” toda la naturaleza de este método sanador para poder utilizarlo y beneficiarse de sus resultados.

 

Sin embargo, es precisamente esta simplicidad, y algunos postulados de la filosofía huna, lo que puede obstaculizar o “impedir” que algunas personas “acepten” o “crean”, que esto es posible.

 

Como nuestra mente racional es inquieta e inquisidora, se hace necesario explicar en profundidad los distintos mecanismos que tiene la mente humana, para que podamos conocer que “no todo es como parece”, que no “controlamos” casi ningún proceso, como creemos, que tampoco nos conocemos, o que, en todo caso, sólo conocemos una minúscula porción de nosotros mismos.

 

Además, lleva algo de tiempo explicar en detalle algunos de los postulados filosóficos que integran este sistema sanador que concuerdan con muchos conocimientos ancestrales de distintas culturas, e incluso con los modernos conceptos de la ciencia.

 

También es interesante, al aprender ho’oponopono, conocer el punto de vista de diferentes autores que desarrollan estos conceptos a través de distintos enfoques, los cuales finalmente convergen en elementos comunes.

 

Otro aspecto que deseo aclarar es que ningún libro, por sí solo, basta para aprender y, menos aún, dominar el arte sanador del ho’oponopono. Es verdad también, que conociendo y utilizando algunas pocas herramientas, se podrán obtener resultados concretos.

 

Sin embargo, el aprendizaje de ho’oponopono no se limita a conocer dos o tres herramientas, sino a concientizarse de que su uso debe incorporarse a la vida cotidiana, desde que lo conocemos, por el resto de nuestros días. De ninguna manera es una herramienta para un uso ocasional. Pensar esto significa no haber comprendido sus conceptos fundamentales.

 

Simplificando esta idea, suelo decir que, una vez que aprendemos ho’oponopono, debe convertirse en algo tan cotidiano como lavarnos los dientes y ducharnos. Lo haremos todos los días, siempre.

 

Limpiar. Limpiar. Limpiar.

 

Por ello, aunque hayan leído algunos textos u obtenido material de distintos foros en Internet, siempre que les sea posible, asistan a un taller.

 

Más allá de la comunicación directa con el maestro, sucede que cada taller de ho’oponopono es siempre diferente. Es fundamentalmente una práctica vivencial; así como no podemos aprender a meditar sólo leyendo libros, deberemos realizar cursos, entrenarnos y adquirir práctica en la meditación.

 

Ho’oponopono no requiere de tanto entrenamiento y concentración como las prácticas meditativas, pero sí se necesita que el alumno esté “presente” en un grupo, donde cada integrante del mismo trae sus “memorias” (más la de sus ancestros), que se comparten y se borran entre todos los participantes de cada taller.

 

Además, el maestro que dicta el taller previamente hace una “limpieza” de la sala donde se reunirán (porque la habitación también tiene memorias), y “borrará” las memorias que él comparte con todos los participantes del taller (antes de que éstos lleguen), trabajando sobre la lista de inscriptos al curso. Incluso se sigue borrando mientras se dicta el taller.

 

Todo este conjunto de efectos benéficos no se produce si uno se queda en su casa leyendo libros. También habrá resultados, pero no serán los mismos que si se cursan talleres. No sólo eso, se recomienda recursar varias veces, cada vez que uno tenga la oportunidad. ¿Por qué? Debido a varios motivos.

 

Cito a Mabel Katz para explicarlo:

 

La gente se pregunta: Si ya lo tomé, ¿para qué voy a tomarlo otra vez? Te cuento que cada vez que yo tengo la oportunidad de tomarlo, lo hago, y te explico por qué.

 

Los entrenamientos de ho’oponopono son para el alma, no para el intelecto. Con suerte, si estuvimos limpiando, estamos en otro nivel y podemos ir más profundo, escuchar cosas que antes no podíamos, o escucharlas de otra forma.

 

Si no estuvimos limpiando, qué mejor que recordarnos otra vez, y ver si ahora estamos más preparados para soltar y dejar que esa parte nuestra que sabe mejor resuelva nuestros problemas.

 

Aun cuando decimos que “lo entendimos”, nunca lo vamos a entender, porque el intelecto no puede entenderlo. Ho’oponopono nos ayuda a reprogramarnos, y lamentablemente no estamos preparados para hacerlo, ni en un día, ni en un fin de semana. Todos los programas que fuimos bajando a lo largo de esta vida y de muchas otras, no podemos soltarlos de golpe, nuestro cuerpo no lo resistiría.

 

Aun para los que decimos que limpiamos, es una forma de recordarnos y de ayudarnos a estar más conscientes. El saber y conocer esto no funciona, el arte está en practicarlo. Nuestra meta debería ser cómo hacerlo las 24 horas del día, todos los días de la semana, todos los días del año. ¿Por qué? Porque deseamos ser guiados, protegidos, y poder actuar desde la Inspiración y no desde nuestros programas que creen que saben.

 

Como los entrenamientos de ho’oponopono requieren de una preparación especial, en su transcurso muchas fuerzas del Universo se concentran para ayudarnos a soltar a una potencia más elevada; solamente con nuestra presencia, con nuestra voluntad de estar allí, ocurren un sinfín de cosas sin que nos demos cuenta, sin estar conscientes de ello.

 

Nunca hay casualidades, y el hecho de estar allí también nos permite cortar con esos lazos invisibles (aka cords) entre los asistentes. Quién sabe las puertas que se van a abrir porque decidimos ser más humildes y aceptar que necesitamos toda la ayuda que podemos recibir.

 

Esa memoria que se va, ese concepto nuevo que escuché, esa persona con la que compartí, puede hacer una gran diferencia, el principio de infinitas posibilidades.

Yo voy por esa posibilidad de limpiar con cada pregunta, con cada concepto compartido.

 

Cada vez que lo tomo con mi maestro Ihaleakala, siempre me pregunta: “Y, Katz…, ¿qué aprendiste hoy?, ¿qué obtuviste?, ¿de qué te diste cuenta?”. Antes de empezar a enseñar, tomé el seminario al menos unas cincuenta veces, y lo practiqué por lo menos durante tres años; aun así, me di cuenta de que todavía no lo había entendido. Esto no lo vamos a entender nunca.

 

Mi maestro me enseñó que este trabajo parece fácil, que cualquiera puede enseñarlo, pero no es así, porque trabajamos con memorias tóxicas.

Estar consciente es curativo. Lástima que estamos tan dormidos. Yo siempre digo que las clases que dicto son para mí misma, para ayudarme a recordar quién soy; de despertar momento a momento, de hacer elecciones más sabias y de saber que sí se puede.

 

Más allá de esto, cada seminario es diferente. Aunque se trate del mismo tema. Las herramientas que se enseñan para borrar pueden ser las mismas que se explicaron en otros cursos similares, pero la manera en que se desarrolla y las “inspiraciones” que recibe el maestro para dar su clase ese día, hacen que cada una sea única e irrepetible, como también lo son las distintas memorias que, por la sola asistencia al curso, se irán borrando entre todos los participantes. Recuerden: “todos somos uno”.

 

Una alumna que había cursado muchos seminarios de ho’oponopono me decía que “todos fueron diferentes”, “en todos aprendí cosas nuevas”.

 

Además, se pueden realizar diferentes talleres de ho’oponopono, más especializados, posteriormente a los conocimientos básicos, ya que es factible aplicarlo a todas las situaciones de la vida. Las variedades temáticas de los talleres dependerán de lo que haya organizado y planificado cada maestro.

 

En definitiva, el conocimiento de ho’oponopono es inagotable. En cada nuevo encuentro, además de aprender siempre algo más, se comparten experiencias (algunas parecen increíbles y otras son muy divertidas), pero es la mejor evidencia de que funciona. Como también lo es el hecho de que muchos recursan, pues, si no funcionara, ¿para qué recursar varias veces?

 

Además, en estos últimos años ha crecido exponencialmente en la gente la necesidad de conocer esta práctica. Ello obedece a que cada vez más personas en todo el mundo acceden a este conocimiento, y cuanto más lo utilicen y borren, esta acción nos beneficia a todos. Por eso a cada nuevo grupo que se acerca a aprender ho’oponopono le resultará cada vez más “fácil” aprenderlo, pues ya hay una buena “masa crítica” para ello.

 

Recuerden que en las antiguas prácticas de los kahuna las oraciones o liturgias para el borrado eran muy largas y debían utilizarlas todos los miembros del grupo, pues eran “pocos” los conocedores de esa técnica “secreta”. Entonces había que esforzarse mucho más para lograr la limpieza y sus efectos.

 

Una vez que Morrnah actualizó el proceso y comenzó a enseñarse por el mundo, hace ya bastante tiempo, más toda la difusión que junto a ella e individualmente realizó el doctor Ihaleakala Hew Len, otros maestros de The Foundation of I, Mabel Katz y algunos maestros hawaianos conocedores de la tradición kahuna que no pertenecen al grupo fundado por Morrnah, existe ya mucha “información” en el inconsciente colectivo (o en el campo morfogenético, según el concepto de Rupert Sheldrake).

 

Por este motivo resulta cada vez más fácil aprender y practicar ho’oponopono, y seguirá siendo así cuando cada vez más personas lo aprendan. Además, lo que cada practicante de ho’oponopono borra, se borra en todos quienes comparten esas memorias y, de este modo, todos nos beneficiamos, así que…, ¡a borrar!

La próxima semana, continuaremos aprendiendo más secretos del ho’oponopono.

 

Paz, más allá de todo entendimiento.

 

Lic. Raúl E. Pérez

******************************

Fuente:        

 

 

 

Las informaciones contenidas en este boletín se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de este e-letter, y se recomienda al lector que, para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales sanitarios debidamente acreditados ante las autoridades sanitarias.

Copyright © 2018. Cambio de Vida.

Se puede compartir, comunicar o reproducir toda la información publicada en estos boletines, siempre que se cite la fuente y referencia.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿QUÉ ES LA ASTROLOGÍA Y LA CARTA NATAL?

February 7, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos